Queridos Lectores:

Nuevamente, queremos compartir con ustedes otra de las experiencias que tuvimos con material didáctico utilizado en el proceso de enseñanza aprendizaje de las matemáticas. Este material es “La Yupana”, también conocida como el ábaco Inca pues era la herramienta que ellos utilizaban para contar. Este material sirve para trabajar valor posicional, suma y resta. La yupana está formada por varias columnas. Cada una tiene un valor de acuerdo a su posición, así (empezando de derecha a izquierda): unidades, decenas, centenas, unidades de mil. Además, cada columna está representada por un color diferente y tiene diez huecos distribuidos por toda la columna. Este recurso se puede elaborar con los estudiantes en diferentes materiales como madera, cartón paja, foamy, icopor, entre otros. Este material se utiliza de la misma manera que se utiliza el ábaco, pero en vez de mover bolitas, se llenan los círculos de cada columna con diferentes semillas (fríjoles, lentejas, garbanzos, arvejas), dándole a cada grupo de semillas un valor: 1, 10, 100, 1000 (unidades, decenas, centenas, etc.)

Pero la idea aquí es contarles la experiencia que se tuvo con un grupo de segundo grado de primaria, en el cual se enseñó el valor posicional a partir del uso de la yupana. Al principio fue una experiencia difícil para los estudiantes, ya que no conocían acerca de esta herramienta, pero para ello se les hizo un acercamiento contándoles la historia de la yupana, su uso y de igual modo, elaborando una con los materiales mencionados anteriormente. Una vez los estudiantes tenían sus Yupanas se procedió a iniciar con el trabajo del valor posicional, explicándoles primero cómo era el uso de ésta y luego realizando ejercicios de ubicar números de acuerdo al valor que tomaba cada cifra según la posición que tenía. Para la ubicación de esos números se utilizaron ejercicios de adivinanzas que llevaban a los estudiantes a realizarlos y así entender mejor el tema trabajado. Algunas de estas adivinanzas eran: ¿Qué número soy si tengo 7 de 1 unidad, 4 de 10 unidades, 9 de 100 unidades y 6 de 1000 unidades?; soy un número que tiene 6 de 1, 8 de 10 y 10 de 100 ¿qué número soy? También se realizaron ejercicios a partir de historias y cuentos donde los niños tenían que descubrir el número del que se estaba hablando.

Este trabajo se realizó en dos sesiones de clase con ejercicios diferentes que llevaban a los estudiantes a interiorizar el concepto de valor posicional a partir de la manipulación de material y de una manera práctica, permitiéndoles realizar un aprendizaje significativo del tema.

Como resultado de este proceso, se obtuvo una mejor comprensión del concepto de valor posicional, ya que los estudiantes después de las clases trabajadas con este material, mostraron comprensión del tema y para ellos, ya no era necesario tener un instrumento como la misma yupana o una tabla para ubicar números y reconocer cuál era el valor que ocupaba cada cifra.

Bueno querido lector. Esto más que el contar una experiencia, es una invitación para que te atrevas a realizar una de éstas experiencias en el aula de clase y comprobar que el material didáctico es una herramienta efectiva y eficaz en la enseñanza de las matemáticas.

About these ads